El alma tatuada

El fotógrafo Lorenzo Sanz, expone “El alma tatuada”, del 5 de septiembre, al 4 de octubre, en el Centre Cultural i Ocupacional (C/ Sant Plàcid, 18), de Cambrils. De manera especialmente amistosa, me pide que escriba unas líneas que definan mis sensaciones ante su último trabajo.  Ahí van… 

La aguja les marca la piel y el remanso de tinta, al secarse, les tatúa el alma… Pienso en eso después de que Lorenzo, me muestre y explique, una por una, todas las fotografías que conforman su última exposición. He tenido la suerte de apreciar y admirar otros de sus trabajos y, personalmente, “El alma tatuada”, me parece el más ambicioso. En ésta ocasión, el ojo escapa de los planos abiertos y los fondos despejados, se aleja de la diversidad global para centrarse en la pluralidad que reside en cada individuo. No ha salido al encuentro del disparo, lo ha cocinado en su estudio, ha creado la atmósfera idónea para cada captura. En éste tiempo pixelado, en el que la tecnología pretende, a veces, prescindir de la genialidad, el fotógrafo nos recuerda que nada ha cambiado, que la esencia sigue estando en la luz.


Anónimos y anónimas, se entregan al objetivo del artista sin más vestiduras que el alma tatuada. Igual que las miradas, los tatuajes esconden una dimensión que va más allá de lo visible, detrás de cada dibujo hallamos un residuo vital y, lo más importante, un porqué. Cada milímetro cuadrado de piel impresa, como las fotos de Lorenzo, ofrecen mucho más de lo que enseñan. Historias propias y de otros, nombres, fechas, sucesos, metáforas, fantasías y realidades en constante movimiento. Arte, en ocasiones oculto, cazado por un destello como complemento para un retrato.

Imagen

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.